jueves, 30 de noviembre de 2006

O Chopo contraataca

Hoy he recibido esto:

De: xxxxxxxxxxxxxxxxxx
Fecha: 30-nov-2006 12:57
Asunto: Re: Sodes pouco valentes

Non che vou a dicir nada máis que esto, poque non mereces nada máis: eresun mierda, mellor; sodes uns mierdas e deixade en paz o negocio da miña nai,agora xa sabes quen son, pero eu tamen sei quen eres ti.

¿Qué hago ahora? Supongo que continuar con mi vida con la conciencia muy tranquila.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Recientemente he recibido un mensaje de parte del que yo supongo es el dueño, trabajador, familiar o las tres cosas del Chopo en referencia a mi artículo acerca de este establecimiento, escrito el pasado 27 de Abril de 2006.

En dicho correo electrónico se me acusaba de atentar contra la dignidad de una honrada trabajadora, de ser un cacique feudal, de formar parte de aquellos que en verano ensúcian playas, rayan coches, ensucian el monte...

Siento mucho que mi artículo haya molestado tanto a la persona que me escribió, pero tras hablar con varias de las personas que compartieron la mesa conmigo, me reafirmo en mis palabras del 27 de Abril de 2006 una por una. La persona que nos atendió fué maleducada con nosotros, la ración de pulpo era del tamaño de un platillo de taza de café, la tortilla de patatas, tamaño plato de duralex, nos costó 27 Euros, y la que llevaba chorizo costó 30.

Si decir esto te parece un insulto, "un ataque a los honrados trabajadores de la hostelería y del mar", o "una falta contra la dignidad de alguien", lo siento mucho por ti. Es mi opinión y está respaldada por unas 20 personas que estuvieron allí, ese mismo día. Por otro lado, la libertad de expresión es un derecho al que no tengo intención de renunciar, y menos porque alguien me amenaze mediante un correo electrónico.

Respecto a ir por el Chopo a hablar con sus dueños, no tengo la menor intención de hacerlo, el 10 de Abril de 2005 ya intentamos "falar cos propietarios e traballadores do Chopo" como dices tú sin resultado alguno. Así que todos nosotros decidimos alquel día no volver nunca más ni recomandarselo a nadie. Aquel día más de uno quiso solicitar la hoja de reclamaciones si bien no lo hizo porque a la dueña no se le veía mucho interés por colaborar, no teníamos ganas de esperar por la policía local, y tras el "pantagruelico banquete", el hambre apretaba, por lo que al final nos fuimos todos al Grove a comer un kebab.

Respecto a todo lo demás que viene en tu mensaje, te diré que me choca que tratando de vivir del turismo, sientas ese odio y resentimiento profundo hacia los turistas que dejas ver en tu mensaje.

En resumen: Tras el trato recibido, el precio pagado, y las amenazas por escribir una crítica negativa de un restaurante, sólo quiero añadir, que recomiendo ir a cualquier sitio en San Vicente do Mar antes que a O Chopo para ir a comer o a tomar algo.

7:16 PM


El usuario anónimo dijo...
buenas noches a todos los letores de sanicentedomar.com. Como afectado el dia referido, procuraré dar yo tambien un punto de vista objetivo.

En cuanto al precio y a la cantidad de comida, decir que las palabras de carlos antes de llegar a ser exageradas se quedarian cortas. Lo abonado ese dia por aquello, serviria para patrocinar una beca de investigacion en la que se pudiese analizar la psiquis de ciertos hosteleros que lanzan piedras sobre su propio tejado, es decir, que estafan veinte personas vinculadas a san vicente desde que tienen razon de ser, y que lo serán el resto de su vida por el apego particular que le tienen a la zona. Dicha zona, ya que se menciona, de increible belleza y a su vez afortuada en desgracias, como la que ocurrió cierto invierno del año 2002, y que arrastró a gente (la mayoria de la presente en dicha comida incluida)a recojer toneladas de fuel de las playas que dicen que defecamos, destrozamos y no se que más sandeces que se pueden leer por ahí.

Según leo la acusación a los "veraneantes", no encuentro más que insultos, pero en ningún momento encuentro que se niegue lo acontecido, ahora si gracias a dios que como acomodado amigo de Carlos me puedo permitir "el lujo casi obsceno y miserable" de nombrar un retaurante del cual no me gustó la comida........, lo de miserable bueno, vamos a dejarlo así que tenia chorizo la de 30......, y lo de obsceno no se por que clase de comida lo dices, no estaba enterado de que existiesen mas servicios......,

En cuanto a los tiempos del feudalismo, si que ya los podríamos dar por termiados, pero por desgracia los del caciquismo........... en fin!!!, se ve que no teneis terrenito cerca de la playa para vender.

Me alegro que los clientes esos que teniais en el barco-bar ese del que hablas fuesen más considerados que nosotros, pero mira, aunque parezca mentira yo trabajo, y todos los días !!, incluso en verano, y pago mis letras, y mis recibos, y me toca los cojones que me timen, al igual que a mis amigos porque nos ganamos la pasta dignamente, y nos gastamos gran parte de ella en San Vicente y en O grove, que es donde nos gusta estar, y por eso algunos VIVIMOS AQUI TODO EL AÑO, DESDE HACE AÑOS, ESTAMOS EMPADRONADOS AQUI, Y PAGAMOS IMPUESTOS AQUI, Y HASTA VOTAMOS AQUI.

Así que la proxima vez que llegue la "manada" en el verano, yo particularmente los recibiré como personas NOBLES que son, además de el sustento de NUESTRA hostelería.

Anónimo dijo...

Me gustaria añadir un corto relato, a este foro y en particular a este local de San vicente que tanta controversia esta suscitando.

Estimo conveniente poneros en antecendentes sobre la persona que lo hace.
Un persona que veranea en San vicente del mar desde hace mas de 32 años y que hace dos decidió vivir alli todo el año, por un profundo amor a la belleza del entorno en el que jamas se le ocurriria defecar, pero si sufre a diario la tarifa Hostelera que soportamos "OS DE FORA".

Hace dos primaveras, abrio sus puertas el tan citado local, recuerdo que hacia la semana santa, me sente en una de las dos mesas que ese dia soleado, pusieron a disposicion de los tan odiados clientes.
En la otra mesa(al otro lado de la puerta de entrada), se sentaba una familia por mi conocida y por gran parte de la poblacion defecante de verano.Personas honradas que trabajan todo el año duramente para poder permitirse un mes de asueto en tan paradisiaca costa.

Al tiempo de saludarlos, me fijé en una tapa de navajas de la que daban buena cuenta.Ni corto ni perezoso, periodico en mano, lleno de felicidad por tan estupenda mañana, me decidí a hacer una cosa que no pensé que fuera una locura, y me pedí"una de navajas".

Absorto en las noticias, mostrando mi piel al los primeros rayos calidos de sol, de ese año, escuche una discusion bastante acalorada, acerca de la tapa de navajas de la mesa contigua, discusion que se zanjó, con un buenos dias, por aqui no nos volverá a ver.
Acto seguido, el cabeza de familia se giró y me dijo:(sic) Ten cuidado que no te vuelvan a cobrar la cerveza por que te he invitado yo", gesto que agradecí personalmente en el acto.
Y continué absorto en la lectura del diario, hasta que llegó mi racion de 3 navajas, de buen tamaño eso si,no vamos a negarlo.

Despues de tamaña ingesta, y haberme empapado de las ultimas noticias, solicité la cuenta.

Lectoras y lectores (12 € por 3 navajas).

No tengo nada mas que añadir a este relato por que jamas volví por allí.

Pero si os daré un pequeño dato: Sé de muy buena fuente, que el chopo compra las navajas a pescadores furtivos, que su precio es de 9€/kg y que en un kilo entran mas de 3 navajas por muy grandes que sean.

Creo que ese margen de beneficio da para tenerle un poco mas de cariño a "os de fora", por que si su regla es: por el interes te quiero Andrés, tenemos razones para que nos hagan felaciones cada vez que los saludamos en vez de tratarnos desde el resentimiento, el odio y la envidia.

Mucha suerte chopo, pero de esta vaquiña non hai mais leite.

Anónimo dijo...

Soy vasco, y en el año 2007 hará ya 40 que llevaré veraneando en la zona.
Que salga este resentido insultando a los de "fora", no hace más que subrayar su bajeza.
Gracias a Dios, este tipo dista mucho del gallego que tanto aprecio.
Yo no dudo de vuestra opinión, menos después de leer asiduamente vuestro Blog, con el cariño que demostrais a esta maravillosa costa.
Seguid así.

Serviola

Anónimo dijo...

14 de septiembre de 2013.

Lamentablemente no leí este blog antes de entrar en el referido restaurante "El Chopo"... veo que los años pasan pero lo malo permanece. La dueña del referido local tiene un comportamiento más propio de un frenopático que de un negocio de hostelería... insultos, quejas continuas porque se le llena el local y ella no tiene cuatro manos... INCREÍBLE... a los clientes de una mesa los mandó a tomar "por culo" (textual) porque después de una hora preguntaron si les iba a servir algo.. Chicote, ven a San Vicente do Mar, ¡esto huele a programazo!

Si esta señora tiene familia, por favor, que le pauten bien la medicación...



Tres ASTURIANAS dijo...

TvHoy disfrutamos de una deliciosa comida, en la terraza de O Chopo. Con unas atenciones y facilidades exquisitas por TODO el personal del restaurante. Muchísimas gracias p p

Mercedes dijo...

Es la primer vez que hago un comentario sobre un establecimiento, todo el mundo tiene derecho a cometer un errror, pero lo del chopo no tiene nombre.
Ayer fuimos a enseñarle a unos familiares la zona y no tuvimos más opción que comer en el chopo, ya que era el único que estaba abierto y frente a la playa. El trato de la dueña-encargada o lo que sea fue vejatorio, lo malo es que lo descubrimos una vez habíamos encargado. A una de las niñas le faltaban los cubiertos y tuvimos miedo de pedírselos, creo que con esto lo digo todo. Despues de comer a toda prisa, porque sus groserías con los clientes eran insoportables, nos llevamos una sorpresa tremenda porque nos cobró incluso por 6 cestas de pan que no vimos, pero no protestamos porque no queríamos ni dirigirnos ni a la dueña ni a la camarera.
Salimos del local, como la mayoría de clientes, disgustados, pero una de las niñas se encontró mal y nos pidió a dos adultos que la esperáramos porque tenía miedo para ir al baño. El comentario que hizo la camarera fue tan asqueroso que no voy a repetirlo aquí, de momento yo me considero persona y hay frases que no repito, sobre todo tratandose de niños.
Si queréis tener una experienia aterradora, con todos los extras, no os perdáis este restaurante. Además, si os quedais en la playa de enfrente, la experiencia dura todavía más porque sale gritando a todos los clientes. Vais a ver la terraza llena, porque a todo el mundo le pasa igual que a nosotros, pero Santo Tomás, una vez y nunca jamás, prefiero desplazarme al Grove.
Por cierto, con nosotros no tuvo ningún tipo de problema, encargamos, comimos, pagamos y nos fuimos, pero aún así, la forma de hablarnos a nosotros y al resto de clientes nos amargó el resto del día.

Pareja con niño de tres años dijo...

El pasado viernes, mi mujer, mi hijo de tres años y yo dimos un paseito por San Vicente do mar. Superagradable. Acabamos cenando en la terraza de O Chopo y disfrutamos de una cena rica y un buen servicio. El personal agradable y muy simpáticos con el peque. Una cena tranquila viendo el mar, escuchando las olas, con la lanzada al fondo mientras anochecía. Nosotros repetiremos cuando volvamos a San Vicente do Mar.

Unknown dijo...

Un restaurante así solo lo he visto en "Pesadilla en la cocina". La ubicación es inmejorable, junto al paseo de la playa, con terraza... pero el sitio es pésimo.
Los baños están en el comedor, con el lavabo, compartido para hombres y mujeres, al lado de las mesas.
No disponían de la mayoría de los platos indicados en la carta expuesta fuera, la excusa fue "...ayer estuvimos dando cenas hasta la 1..." tampoco había pulpo "...porque no lo echamos a cocer..."¿?
Pedimos lo que pudimos y la cosa no mejoró.
Tuvimos que pedir tres veces una cerveza.
La parrillada de pescado y marisco tenía pescado y ¡una gamba!
El pescado estaba crudo, se llevaron varias tajadas crudas para pasarlas más y nos devolvieron una y totalmente churruscada.
A los de la mesa de al lado les vertieron en la camisa la salsa de un plato que retiraron de nuestra mesa.
Para rematar, no se podía pagar con tarjeta pues no tenían papel... al final apareció el papel.
Ya que he pagado 68 € por una mala comida, creo que tengo derecho a opinar y evitar que otras personas "piquen" en este establecimiento, que degrada la calidad de otros dignos hosteleros de la zona.