lunes, 20 de septiembre de 2010

Peligro: Gañoteros

Antes de nada, debo reconocer que yo mismo he pertenecido a una casta en su momento, cosa que no puedo justificar de manera alguna, pero sí puedo explicar por mis circunstancias, seguramente muy parecidas a las de todos en nuestra época de estudiantes: la falta de recursos, como ya ha quedado de manifiesto alguna vez en  algún artículo anterior.

Este verano, durante los eventos que se han ido celebrando durante el mismo, en el Club Náutico San Vicente do Mar, he redescubierto a ese grupo anónimo de personajes que responden al nombre de Gañoteros.

Trataré aquí de hacer un breve resumen de la forma de actuar de un gañotero en lo que a los eventos del Club Náutico se refiere, claro. Evidentemente no todos estos puntos se aplican a todos los gañoteros, pero si a vd. se le pueden aplicar cuatro de estos, considere la posibilidad de ser un Gañotero.
  1. No responde al perfil de socio o no socio, es decir, hay gañoteros entre los dos grupos.
  2. Sólo asiste a los eventos donde de antemano se sabe que se va a servir un pincho y/o un vino.
  3. Suele llegar a los eventos con el tiempo justo, preferiblemente cuando está acabando la charla de presentación.
  4. Al entrar en el salón social, hace una rápida composición de lugar de manera que tenga localizado los vasos o copas, las mesas donde se servirá el pincho, tras lo que se sitúa en un lugar cercano a las mismas tratando de que nadie les bloquee el acceso.
  5. No suele atender a la charla, la exposición, ni al comentario de ninguno de los asistentes, como mucho al reconocer a otro grañotero, se guiñan un ojo o se intercambian una sonrisa de complicidad.
  6. Si llega antes de que empice el evento, y las bebidas ya están en el salón se sirve rápidamente algo antes de que lleguen los demás y se inicie el evento.
  7. En cuanto se acaba la comida y la bebida es el primero en irse si no ha "ligado" conversación con alguien.
  8. Es el primero en criticar los pinchos y el vino.
  9. Suelen ser los más ruidosos de la sala en los momentos en que se ruega silencio, sin importarles que se les llame la atención.
A pesar de mi pasado en el grupo que ahora critico, debo decir que me producen una indescriptible repugnancia, máxime cuando a más de uno se le sabe no necesitado de actuar como gañotero, cosa que los sitúa dentro de la categoría de miserable.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Non é nada orixinal. En tódolos grupos sociais pulula esa especie, que xa é vella e non está en perigo de extinción. En todo caso eso non ten importancia ningunha e, polo menos, foron ós eventos. Quixera, públicamente, felicitarte polos actos que organizastes no Club. A min parecéronme fantasticamente ben -non estuven no primeiro- e, ademáis, teño que dicir que supestes atraer a moitos socios e que, por fin, o Club estase a ver como o que tería que ser xa fai tempo. Parabéns e a seguir.

X.A.Ochoa

Unknown dijo...

Sí, por desgracia no está en peligro de extinción, incluso entre esta "casta" los hay educados y mal educados, que son los que particularmente me molestan a mi. No es que vayan a un evento símplemente a comer o beber, sino que además lo revientan, queriendo o sin querer, a base de hacer ruidos o hablar cuando se requiere silencio.

En cualquier caso, tengo asumido que es algo con lo que hay que convivir, un mal inherente a toda organización de actos públicos, aunque eso no implica que trate de que estas "desagradables" situaciones no se produzcan.

Gracias Avelino: "Seguiremos na loita" ;-)